6 Razones por las que contratar un fotógrafo profesional.

6 Razones por las que contratar un fotógrafo profesional.

Seguramente alguna de estas frases te puede llegar a sonar familiar:
“¿Para qué quiero un fotógrafo cuando puedo hacerlo yo?”
“¡¡Tengo un amigo que tiene una cámara de fotos buenísima!!”
“Me he comprado el último iPhone del mercado, que hace unas fotos increíbles”
“¡He bajado una aplicación para el móvil que te maquilla, te puedes retocar e incluso te hace un efecto lifting!”
Y es verdad, la tecnología ha hecho que cada vez sea más fácil y económico realizar fotografías de buena calidad.
Pero ¿has mirado más allá de lo económico?

¿Cuántas veces has intentado emular una pose y el resultado ha sido una desilusión?
O ¿Has tenido condiciones adversas como un día lluvioso, encapotado o condiciones con demasiada luz?
Ya sea una boda, un book, un reportaje, un evento… Són momentos en los que siempre quieres que salga todo perfecto para poder recordarlo. Y qué mejor manera de inmortalizar ese maravilloso momento que plasmándolo en una fotografía y de gran calidad.
Vamos a razonar unas cuantas ideas para verlo un poco mejor y no sólo centrarnos en las fotografías que esperamos que nos hagan y después nos las pasen.
Empezamos:
  • Se dedican profesionalmente a ello y son capaces de inmortalizar momentos importantes de forma más ágil, reaccionando rápido y sin perderse en lo técnico
  • Generalmente cuentan con equipos de última generación con filtros para prepararse ante cualquier situación o clima.
  • Porque te ofrecen una post producción de las fotos con una correción de los pequeños detalles que hacen que la imagen no luzca lo importante
  • La tranquilidad que te da un profesional con experiencia y que se encargará de superar tus expectativas.
  • El asesoramiento. Ya que tu fotógrafo ha vivido unos cuantos eventos y sabrá reaccionar mucho mejor ante cualquier imprevisto.
  • Por último, pero no por eso la menos importante es que permiten despreocuparte y poder disfrutar del evento y de que los invitados también puedan disfrutar de él. Además de quitarle esa responsabilidad tan grande de cubrir ese evento.
Por todas estas razones, va a ser siempre mucho mejor contratar a un profesional, que a alguien que se dedica de forma eventual. Quizás lo más cómodo y económico pueda ser hacerlo tú mismo o algún conocido/familiar, pero lo que está claro es que no podrá tener la calidad que se espera y puedes llegar a perder un momento inmortalizado para siempre por intentar ahorrarte dicho profesional.
Al final, lo barato sale caro.